“ESTOY DICIENDO EXACTAMENTE LO QUE QUIERO DECIR?. Psicóloga online.

Cuando nos relacionamos con el otro, ya sea con la pareja, la familia, amigos, en el trabajo, muchas veces observamos que hay problemas y si nos detenemos a analizar cuál es el problema o en realidad que paso vemos que hubo un malentendido.

¿Como se generó este malentendido, si yo dije exactamente lo que quería decir?

Para empezar no siempre decimos lo que realmente estamos pensando, de hecho, Freud decía: “que hablamos y después pensamos”, por eso las personas cuando hablan se equivocan, cometen errores, llaman al otro por otro nombre o dicen algo que no deberían o querían decir.

Pero además el otro se da cuenta de algo, porque cuando nos estamos comunicando, hablando, diciendo, también interviene lo “No verbal”.

¿Qué es la comunicación no verbal?

Es aquello que decimos con el cuerpo, con la expresión de los ojos o la mirada, la boca, las manos, la posición del cuerpo, el movimiento de la cabeza, son miles y muchas veces prácticamente imperceptibles movimientos que el otro si capta, si percibe, y sabe inconscientemente que hay algo que no le cierra, que lo que le están diciendo es verdad o mentira, que hace que las personas confíen o desconfíen y así con otras emociones que vamos percibiendo.

Por lo tanto, la comunicación lamentablemente es un sistema complejo, donde hay uno que habla y otro que escucha, en este ir y venir de palabras lo que suele llamarse feedback tiene que ser claro, literal y cuidado para que podamos relacionarnos sanamente.

La programación neurolingüística dice que cuando nos comunicamos no importa tanto lo “que” decimos sino el “COMO” lo decimos.

El tono que le damos a nuestras palabras, y la forma que le damos a las frases que elegimos utilizar.

Todo esto es tan importante que para que el mensaje sea recibido acorde a lo que se quiso decir debemos cuidar y elegir bien las palabras que usamos.

Por eso y muy sabiamente, los que manejan las redes sociales, los que se ocupan de relaciones públicas o comunicación interna o externa son tan fundamentales en las empresas y son ellos los que descubrieron que con el uso de las redes sociales y otros nuevos medios de comunicación era importante crear emoticones, de hecho, ellos ayudan en la escritura a suavizar el dialogo.

En el dialogo presencial debemos ser nosotros mismos quienes cuidamos de estos detalles y quienes depende con quien hablamos, elegiremos nuestras palabras y la connotación verbal que queremos darle.

A pesar de todas estas nuevas herramientas y conocimientos, las personas se siguen comunicando mal, se siguen malinterpretando, y es aquí cuando nos damos cuenta de que si bien seguimos todas estas pautas, no estamos logrando nuestro objetivo y aquí volvemos con lo que inicie diciendo que naturalmente “primero hablamos y después pensamos”.

Es que en la comunicación esta presente todo el tiempo el inconsciente y que para que podamos ser lo más auténticos posibles y generar buenas relaciones con la gente a veces debemos saber “que nos está pasando a nosotros y que nos esta pasando a nosotros con ese otro/persona?

A veces simplemente es una transferencia, esa persona nos recuerda a alguien y actuamos con ella de la misma manera que lo hacemos con la otra persona (por eso me equivoco y genero una mala relación), otras veces simplemente, estamos poniendo en el otro cosas nuestras, y es aquí donde si somos conscientes de esto, que deberíamos acudir a una terapia.

No porque haya algo malo en nosotros, sino porque esta proyección nos esta impidiendo tener una buena relación y comunicación con las personas, sobre todo aquellas que queremos y apreciamos mucho y es una pena que por no aceptar o no querer enfrentarnos con nosotros mismos, perdamos relaciones que podrían ser maravillosas y oportunidades únicas.

Estamos en el 2020…ya es tiempo de que entendamos que hacer terapia/psicoterapia no es cosa de “locos” de hecho todo lo contrario, “es a partir de nuestra salud mental que el entorno se modifica”.

Licenciada Adriana Gimenez – Psicóloga.

Scroll to top